Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)


Las personas con trastorno de ansiedad generalizada pasan el día llenas de preocupaciones y tensiones muy elevadas, incluso cuando hay poco o nada que las provoque. Esperan tragedias y están demasiado preocupadas por asuntos de salud, dinero, problemas familiares o de trabajo. En ocasiones, el simple pensamiento de cómo pasar el día produce ansiedad.

Las personas con TAG parecen incapaces de liberarse de sus preocupaciones, a pesar de que suelen ser conscientes de que su ansiedad es más intensa de lo que requiere la situación. No se pueden relajar, se asustan con facilidad y tienen dificultades para concentrarse. Con frecuencia, tienen problemas para dormir. El TAG es algo que deja exhausto/a a la persona ya que supone un esfuerzo mental permanente

 

Síntomas del Trastorno de ansiedad generalizada.


La ansiedad generalizada suele presentar varios de los siguientes síntomas:trastorno-ansiedad-psicologos-las-palmas

  • Nerviosismo o inquietud.
  • Fatiga.
  • Dificultad para tragar.
  • Dificultades de concentración.
  • Transpiración, náuseas y mareos.
  • Necesidad de ir al baño con frecuencia.
  • Sensación de falta de aire.
  • Irritabilidad.
  • Tensión muscular, temblor, tics nerviosos, dolor de cabeza.
  • Alteraciones del sueño.

En Sócrates Psicólogos te ayudamos al manejo de la ansiedad y a cambiar los pensamientos disfuncionales que están causándola. Llámanos y te ayudaremos.  

"Siempre pensé que me preocupaba por todo. Me sentía alarmado e incapaz de relajarme. En ocasiones, la sensación aparecía y desaparecía y en otras ocasiones era constante. Podía durar varios días. Me preocupaba acerca de qué iba a preparar para una cena o qué sería un buen regalo para alguien. Simplemente no podía despreocuparme de ningún detalle".

"Cuando mis problemas tocaban fondo, faltaba al trabajo y me sentía terriblemente mal por tal situación. Entonces, me preocupaba perder el trabajo. Mi vida era deprimente hasta que obtuve tratamiento".

"Sufría serios problemas para dormir. Había ocasiones en que me levantaba alarmado en la mitad de la noche. Tenía problemas para concentrarme, incluso para leer el periódico o una novela. En ocasiones me sentía un poco mareado. Mi corazón se aceleraba o latía fuertemente. Y eso me preocupaba aun más. Siempre me imaginaba cosas peores que la realidad. Si tenía un dolor de estómago, pensaba que era una úlcera".

¿Te gusta esta Web? Claro, es Joomla!