Trastorno por Estrés Postraumático


El trastorno de estrés postraumático (TEPT) se desarrolla después de una experiencia aterrorizante que involucra daño físico o la amenaza de daño físico.estres-postraumatico-las-palmas Este daño puede haber sido vivido por la persona o haberlo vivido un familiar, una persona cercana e incluso un desconocido.

El TEPT puede ser el resultado de diversos incidentes traumáticos, tales como asaltos, violación, tortura, secuestro o cautiverio, abuso infantil, accidentes automovilísticos o aéreos, bombas, o desastres naturales tales como inundaciones o terremotos.

Las personas con TEPT pueden asustarse con facilidad, paralizarse a nivel emocional, perder interés en las cosas que acostumbraban disfrutar, tener problemas para mostrarse afectuosas, ponerse irritables, más agresivas o incluso violentas. Evitan situaciones que les recuerdan el incidente original y los aniversarios del incidente son con frecuencia un momento muy difícil.

La mayoría de personas con TEPT reviven múltiples veces el trauma en sus pensamientos durante el día y en pesadillas al dormir.

Normalmente, los síntomas comienzan dentro de los tres meses siguientes al incidente, pero ocasionalmente pueden surgir varios años después. Algunas personas se pueden recuperar al cabo de seis meses, mientras que otras tienen síntomas que duran mucho más tiempo. En algunas personas, la enfermedad se vuelve crónica.

Síntomas del trastorno por estrés postraumático.


 Las personas con estrés postraumático:

  • tratan de evitar lugares que les recuerden a la experiencia vivida,
  • se sienten culpables si creen que tuvieron responsabilidad en el accidente,
  • pierden todo tipo de interés en actividades cotidianas y en muchas ocasiones, tapan y olvidan todo lo ocurrido,
  • tienen pensamientos recurrentes sobre el suceso, pesadillas nocturnas, palpitaciones y sudores,
  • tiene insomnio y la ansiedad,

 Si necesitas ayuda para superar una situación traumática no dudes en llamar a Sócrates Psicólogos.

"Fui violada cuando tenía 25 años de edad. Durante mucho tiempo, hablaba de la violación como si fuese algo que le hubiese sucedido a otra persona. Era muy consciente de que me había sucedido a mí, pero simplemente no había ninguna sensación".

"Después comencé a tener escenas retrospectivas. Éstas me llegaban como salpicaduras de agua. Me aterrorizaba. De pronto, estaba reviviendo la violación. Cada instante era alarmante. No tenía conciencia de las cosas a mi alrededor; me encontraba en una burbuja, como si estuviese flotando. Y me producía mucho miedo. El tener escenas retrospectivas te puede poner mal".

"La violación sucedió la semana anterior al Día de Acción de Gracias, y es increíble la ansiedad y el miedo que siento todos los años alrededor de esta fecha. Es como si hubiese visto a el hombre lobo. No me puedo relajar, no puedo dormir, y no quiero estar con nadie. Me pregunto si alguna vez me liberaré de este terrible problema".

¿Te gusta esta Web? Claro, es Joomla!